☼ When the Dragon swallowed the Sun

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

☼ When the Dragon swallowed the Sun

Mensaje por Eileen H. el Miér Ago 10, 2016 12:20 am

Recuerdo del primer mensaje :

When the Dragon swallowed the Sun
Corre el año 279 AL en Poniente, siendo una época recordada en años venideros y un tormento para las doncellas casaderas de los Siete Reinos; Se ha anunciado que el príncipe Rhaegar Targaryen, heredero al Trono de Hierro, contraerá su compromiso oficial con la princesa dorniense Elia Martell.

Años en secreto de intrigas y desvelos llegan a su fin, otros tienen un nuevo comienzo. Las piezas se mueven, algunas caen y otras se alzan con más fuerza que nunca, los movimientos no cesaran nunca. Los planes de unir sus casas, provenientes de la reina Rhaella y la Princesa de Dorne a pos de su amistad de juventud, han obtenido sus frutos, dejando fuera de la ecuación a la difunta Lady Joanna Lannister.

En las manos de ambos nacidos de cunas nobles quedará el destino de los Siete Reinos, siendo estos quienes los observaran con mirada crítica a la espera del primer desliz para hacer tumbar una dinastía de más de dos siglos de duración. Todos hoy ya conocen su fatal desenlace, pero nunca hubo memoria escrita por el Maestre Pyrcelle que mostrase como fueron los hechos desde sus puntos de vista, pequeños datos tenemos sobre ellos a partir de segundos, hoy es día de conocer todo de primera mano por sus verdaderos protagonistas; Rhaegar y Elia, un matrimonio político pero bien avenido dónde podrían haber hecho brillar juntos el sol envuelto en sus llamas, si no fuese por la caída prematura del invierno …


personajes



Rhaegar Targaryen | Príncipe de Rocadragon | Jamie Campbell Bower| Dopplebeater



Elia Nymeros Martell | Princesa de Dorne | Sybilla Deen | Captain_Z
CS: Game Of Thrones — 1x1


* * * * *


The world started to tremble
cause the prince met his princess
El muchacho de veinte años paseaba con su lira bajo el brazo, ya estaba vestido desde por la mañana y lo único que le quedaba era esperar. Unos mensajeros de la casa Martell se habían adelantado a los demás del camino para llegar antes a la Fortaleza Roja y así avisar de la llegada de los invitados. Rhaegar estaba nervioso, había oído mil maravillas de Elia Martell, su comprometida final, y lo único que quería en ese momento era poder conocerla en persona de una vez por todas.

Su padre todavía controlaba sus ataques de locura y no se le había ocurrido mejor momento que aquél para dar a conocer a todo el pueblo quien sería la noble mujer que desposaría el futuro rey de Poniente. Él, sin embargo, no estaba muy emocionado por tener que comer con todo un séquito de gente y su padre delante, Aerys estaba más que ido en cuanto se tomaba dos o tres copas de más y sabía que en cuanto alguien tocara algún tema que le hiciera enfadar mandaría que lo quemaran vivo. Gracias al cielo tenía a su madre de su parte y ahí habría caballeros fieles que ayudarían si la situación se volvía turbia, no habría sido la primera vez que Rhaegar tuviera que excusar a su padre antes de que desenvainaran y comenzaran una lucha en medio del postre.

Odiaba esa situación, Aerys había sido un gran padre desde que él había nacido pero con el paso de los años algo le había carcomido por dentro y solo los siete sabían qué había sido. El joven príncipe estaba más que preparado para tomar el trono pero sabía que no iba a ser fácil y no todos le secundarían, no sin antes saber por qué quería derrocar a su propio progenitor.

Tenía tantas cosas en la cabeza que no se dio cuenta de que estaba tocando notas al azar según caminaba, no hasta que vio un montón de gente apiñada en la entrada descargando maletas y hablando con un acento totalmente diferente al suyo. Parpadeó y siguió observando, al parecer nadie le había prestado atención y fue entonces, cuando parecía que nadie le veía a través del jaleo, cuando unos ojos se posaron en él y lo supo al instante, ella era Elia, ella era la mujer con la que tendría que pasar el resto de su vida, a la cual tenía que honrar con su espada y sus versos como había leído tantas veces en las novelas cuando niño.

Paró de tocar e hizo llamar a unos guardias — que dispongan todo en el salón, nuestros invitados acaban de llegar y me supongo que tendrán hambre. Llamad también al rey y al Consejo, hay que honrarles como se merecen — despidió a los soldados con un movimiento de mano y se acercó a paso ligero — ¡Bienvenidos a Desembarco del Rey! — elevó el tono varios decibelios para que todos en la entrada pudieran escucharle y se acercó a la mujer que había conseguido que su hija hubiese acabado comprometida con él — un gusto volver a verla, mi señora, espero que hayáis pasado un buen viaje — se inclinó a modo de reverencia y después volvió a posar los ojos en ella, en su futura esposa, con una curiosidad tremenda y ganas de ver qué había debajo de aquellas telas de seda que rodeaban su cuerpo.  
Desembarco del Rey × banquete de bienvenida
Rhaegar Targaryen con Elia Martell

_________________

She is a Queen!:


avatar
Eileen H.

Mensajes : 2673
Fecha de inscripción : 27/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: ☼ When the Dragon swallowed the Sun

Mensaje por Eileen H. el Miér Ago 10, 2016 12:27 am

CHAPTER II
Welcome to your new home


Se sorprendió por aquellas palabras que el príncipe propinó en liberar. Así lo manifestó en la expresión que en el rostro de la dorniense se hizo eco, facciones brevemente alteradas y contradictorias. ¿Cómo era posible que creyese que no había motivos para tal profesión? Ciertamente Elia desconocía como era el hombre realmente, solo ecos de sus hazañas habían llegado  Dorne, pero demasiadas eran las voces que a su favor hablaban como para ser consideradas meros cánticos de gorriones y ruiseñores. Algún atisbo de verdad debería de haber, siendo ello parte de las intenciones de la princesa; saber cuanta verdad existía en las cosas que de él se decían. Un hombre cuyo padre era un loco, un hombre que portaba la esperanza y los anhelos de un reinado en paz de todo Poniente.

La mujer se afenó a su antebrazo, permitiendo ser guiada hasta el carruaje sujeto por los hombres. A medio camino, sin embargo, retiró la mirada que hubo expuesto sobre la figura de su futuro esposo, algo que pareció ser mutuo pues en la lejanía clavaros fueron las amatistas de él. — Puede ser porque tienen fe en ti. — Resolvió en pocas palabras, transmitiendo los pensamientos que albergaban en ella. Podían ser o no justificados, eso lo averiguaría aquel día y en los días venideros. En realidad, en el resto de sus días. Las nupcias no podrían ser relegadas ni anuladas ya, no después de la recepción y el anuncio formal orquestado en su llegada. La ciudad pronto brillaría con estandartes de la casa Targaryen y Martell decorando sus calles y edificaciones.

Las campanas tañarían por ellos, y por los hijos que de su ser saliesen. Como buen caballero, se le permitió a ella ascender primero, ayudada en todo momento para mayor confort. Atusó la indumentaria, a pesar de que sabía perfectamente que sería arrugado con posterioridad. No le importó igualmente. — Estaría bien ir al Septo de Baelor. Debo ir a presentar mis respetos, además de preocuparme por los preparativos . . . — En estos también estaban la reina Rhaella y la princesa Loreza, su progenitora. Pero Elia solo tenía en mente casarse una vez, no se perdería nada de lo que ello tuviera algo que ver. — Pero eso lo haré luego. Ahora me preocupa más otra cosa. —

Cuando él tomó asiento a su lado, renovó sus atenciones sobre el príncipe de Rocadragón. — Mi madre vivió mucho tiempo en la ciudad como doncella de la tuya, en su juventud. Y aunque me contó infinidad de cosas, muchísimas buenas, también hubo algunas que, a día de hoy, me consternan. — Él le había dicho en el baile que juntos tuvieron que hablará sin tapujos, siendo sincera y directa. De modo que, cualquier vergüenza o timidez que albergará, fue suprimida ahora. Al igual que sus dudas. — Deseo ir a los orfanatos de la ciudad, también a los enclaves donde los menos favorecidos acudan para alimentarse. Ver y tratar con aquellos que a cargo estén de ambos recintos sobre como puedo ayudarles. Tal vez . . . Cuando sepa esto y vuelva a la Fortaleza Roja más tarde, pueda mandarles sustento y ayuda. Si no hoy, si con unos pocos días más tardar. —

Desembarco del Rey × Banquete de bienvenida
Princesa Elia Nymeros Martell con Príncipe Rhaegar Targaryen

_________________

She is a Queen!:


avatar
Eileen H.

Mensajes : 2673
Fecha de inscripción : 27/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.